.


Contacto: Tlf. 0416-403.26.03 Email: milcreencias@gmail.com Facebook: espiricontigo@gmail.com

jueves, 17 de noviembre de 2011

VIRGEN DE CHIQUINQUIRÁ, PATRONA DE LOS ZULIANOS





El 18 de noviembre de 1709 una tablita arribó a las orillas del Lago de Maracaibo. La imagen serena de la Madre del Salvador, en la advocación de la Virgen María del Rosario de Chiquinquirá, llegó para quedarse entre los zulianos, quienes con amor la veneran, pidiendo con gran devoción a una Reina que se llama simplemente “Chinita”.
La historia de la Tablita

Cuenta la memoria popular, que vivía una anciana en el barrio El Saladillo de Maracaibo, allí, muy cerquita del abasto La Boliviana y la Panadería Venezuela, en los alrededores de la Basílica o Iglesia de San Juan de Dios. La anciana solitaria, vivía de lavar ropa ajena, trabajo que hacía todas las mañanas en las orillas del Lago.
Esa mañana, la viejita, como siempre, tomó su bulto de ropa, y caminó calle abajo hasta llegar al malecón donde buscó el lugar apropiado de la playa para iniciar su faena. La mañana estaba tranquila y el cielo totalmente despejado. Apenas unas nubes blancas se desplazaban lentamente con la brisa, mientras unas pequeñas embarcaciones y piraguas, se bamboleaban ancladas en el Puerto de Maracaibo.
La anciana estaba ensimismada en su tarea, pensaba, a lo mejor, en viejos recuerdos de juventud, en su soledad, en sus problemas. Hay quienes dicen que todos en la calle la conocían como una mujer bondadosa y de gran corazón humanitario. A pesar de su pobreza, era dadivosa en su escasez, desprendida en compartir la pobreza.



Ella lavaba y pensaba, tal vez, oraba. Pedía y rogaba a la Virgen por sus vecinos, por la gente cercana, sus compañeros de infortunio, de fe y de esperanza. En eso estaba, cuando sin darse cuenta, desde lejos y en medio del vaivén de las aguas tranquilas del Lago, venía flotando en dirección a ella, una tablita, que lentamente, llegó a la orilla, justo donde sus manos se sumergían en el agua para lavar la ropa.
Entonces la vio y en su inocencia no supo de qué se trataba. Para ella, sólo se era una tablita, pequeña, desgastada por el tiempo, quizás por el viaje en las aguas, pero donde era posible ver la imagen de una Virgen desconocida, grabada con perfección y sencillez.

Pensó entonces en la utilidad que podía dar a la tablita. Ella no podía sospechar el cambio que en su vida iba a producir esa rústica y pequeña pieza de madera. Por su mente sólo pasó su tinaja de agua destapada, y que desde hacía tiempo requería de algo que pudiera cubrirla de la intemperie y las pequeñas alimañas.
Por eso la recogió. Al finalizar la labor del día, la anciana tomó el camino de regreso, cargando junto al bulto de ropa ya lavada, la aún húmeda tablita con la cual iba a resolver el problema de cubrir del polvo y la impureza, la tinaja donde reposaba el agua fresca con la que calmaba su sed.

En el camino, en su andar silencioso, a lo mejor, volvió a sus viejos recuerdos de juventud, en su soledad o en sus problemas. Lentamente fue llegando a su lugar. Antes de entrar a su casa, saludó a sus vecinos, que ya se preparaban para el almuerzo. Alguna vecina pidió algún condimento prestado para aderezar la comida, lo que le recordó a ella, no sólo que no había preparado su propio alimento, sino, que era muy poco casi nada, lo que comería ese día.

Aún así, entró a su pequeña y humilde casa, buscó el condimentoBasílica de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá Maracaibo-Zulia-Venezuela solicitado por la vecina que esperaba, se lo entregó y la despidió con una eterna bendición. Luego de volver a ocuparse del bulto de ropa lavada, y de acomodarla para su entrega a los respectivos dueños, buscó entonces su viejo taburete para sentarse a descansar. Entonces recordó de pronto la pequeña tablita, y por supuesto, su tinaja de agua fresca que necesitaba cubrir y proteger.

La viejita fue hasta la mesa donde la había colocado y la tomó de nuevo entre sus manos. La alzó para observarla mejor y vio de nuevo la imagen de la Virgen dibujada en ella. Seguro le pareció hermosa y no atinaba a concebir cómo alguien podía haberse desprendido de tan hermosa tablita. Pero dio gracias de todas formas a esa desconocida e imaginaria persona, pues, con esa tablita ella podría proteger el agua fresca en su tinaja. Entonces la colocó encima de la boca del jarro y fue nuevamente al patio a descansar en su viejo taburete.

La tarde cayó casi sin darse cuenta. Era que se había dormido, soñando tal vez con sus recuerdos de juventud, con su soledad y sus problemas. Al despertar la bruma de la noche se le vino encima casi violentamente. Entonces decidió salir a buscar algunas velas para alumbrarse. De seguro el pulpero podría entregárselas y anotárselas para pagarlas luego, pues, aún no había cobrado por la ropa que había lavado.

Así fue. El pulpero le entregó un par de velas y ella, cansada, lentamente, volvió a su casa, que pensaba, debía estar a esa hora, totalmente a oscuras y eso la preocupaba. De pronto, vio que la calle se había llenado de gente de manera repentina. Todos, hombres, mujeres y niños se habían aglomerado en la vía. Pero al aproximarse más, se dio cuenta que todos estaban frente a su casa, que de manera extraordinaria se encontraba totalmente iluminada.

Al verla, la gente le abrió paso, y ella, asombrada y emocionada vio como aquella tablita con la que había cubierto su tinaja para proteger el agua fresca, colgaba en el aire, iluminando con una luz divina toda la habitación, mientras la Virgen dibujada en ella, parecía sonreírle apaciguando su tristeza y la de todos los que vivieron junto a ella el milagro.




FUENTE.http://www.lamaracucharadio.com/Articulos/brisasdelnorteChinita.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

AMIGO LECTOR , NOS INTERESA MUCHO SABER TU OPINIÓN ACERCA DE ESTE ARTÍCULO ESPECÍFICO O DE LA PÁGINA EN GENERAL. ESPERAMOS TUS COMENTARIOS.

BAJADA DE LA CHINITA

VIDEO DE SANTA BÀRBARA (ACERCÀNDOSE SU FIESTA -EL 4 DE DICIEMBRE- )Y SOBRE YEMAYÀ.

IMAGENES MILAGROSAS.

BENDICE A TODAS AQUELLAS PERSONAS QUE NOS VISITAN EN ESTA BLOG QUERIDO NIÑO

------------------

crea tu firma animada

CONSULTA TU FUTURO CON EL TAROT.

VIDEO. CATEDRAL DE ROMA, SAN JUAN DE LETRAN.

VIDEO DE LA CAPILLA SIXTINA

Nuestra Señora del Huerto

I made this widget at MyFlashFetish.com.

Virgen del Huerto

A fines del siglo XV una devota mujer de Chavarri, en la provincia de Génova, mandó pintar sobre el muro de un huerto una bella imagen de la Madre y el Niño, en señal de gratitud por haber sido salvada del flagelo de la peste

En 1493 una grave epidemia de cólera azotó a la ciudad de Génova, alcanzando la vecina localidad de Chiavari donde María Turquina Quercio, piadosa mujer del suburbio de Rupinaro, prometió a la Virgen una señal de público reconocimiento si la mantenía inmune a la peste. Señal de agradecimiento

Superado el flagelo, María Turquina encargó al artista Benedicto Borzone pintar sobre un muro del huerto ubicado entre el Palacio de Gobierno y el puerto, una imagen de la Santa Madre y el Niño junto a San Sebastián y San Roque, santos protectores de los enfermos. La imagen debía ser venerada por los transeúntes que, en su diario trajín, no tenían tiempo de entrar al templo para orar.

Poniendo todo su empeño Borzone logró expresar de manera admirable la bondad de la Santísima Virgen y la fuerza de su protección, obteniendo el bello y colorido retrato que conocemos.

Con el paso de los años el huerto fue transformado en depósito y chiquero pero la bella pintura siguió allí, manteniendo su aspecto y tonalidad y llamando poderosamente la atención de quienes pasaban por el lugar.

En 1528 la peste volvió a castigar la Liguria, abatiéndose con especial fuerza en Chavari, hecho que acrecentó la devoción por la imagen. Por esa razón, las autoridades de la ciudad decidieron construirle un altar que permitiese a los fieles inclinarse y orar ante ella.

Apariciones y milagros La noche del 18 de diciembre de 1609, Gerónima Turrio, una lavandera del barrio de Rupinaro, rezaba frente a la Virgen cuando, repentinamente, la pintura comenzó a irradiar una luz intensa. El prodigio se conoció en los alrededores y al cabo de un tiempo, cientos de peregrinos comenzaron a acudir al lugar para implorar gracias.

La fama de Nuestra Señora del Huerto se vio reforzada el 2 de julio de 1610 cuando, en horas de la mañana, se le apareció a Sebastián Descalzo, un humilde poblador de las inmediaciones, quien en esos momentos caminaba desde su casa al suburbio de Carasco, recitando sus oraciones.

Transitaba Sebastián la plaza de la ciudad cuando vio frente a sí a la Virgen bendita luciendo un hermoso manto celeste. Poco después, comenzaron los milagros. Una rajadura que atravezó el muro de un extremo a otro de la pintura, se reparó sola, sin la intervención de ningún albañil. Otro día, frente a su imagen, dos enemigos acérrimos fray Miguel Raggio y Battino Marini, se reconciliaron dándose el abrazo de la paz y al cabo de un tiempo se producían curaciones, se solucionaban diferendos y se concedían peticiones, todo por medio de la Virgen del Huerto.

Santa Patrona de Chiavari El 7 de marzo de 1634 el Consejo de Gobierno de la ciudad declaró a la Virgen del Huerto patrona de la población y del distrito de Chiávari y el 8 de septiembre el sector de la pared donde se hallaba pintada la imagen fue trasladado al Altar Mayor del santuario, inaugurado el año anterior.

En 1769 Nuestra Señora del Huerto fue solemnemente coronada con oro del Capitolio Vaticano y su iglesia entregada a la congregación de los Carmelitas Descalzos quienes la tuvieron en su poder hasta 1797, cuando al proclamar Napoleón la República Ligur, se alejaron. En 1892, instituida la nueva diócesis de Chiavari, S.S. León XIII elevó el santuario a Catedral designando dos años después a su primer obispo, Monseñor Fortunato Vinelli. El 3 de julio de 1907 San Pío X la elevó a Basílica

.

Hijas de María Santísima del Huerto

En 1829 San Antonio María Gianelli, obispo de Bobbio, se inspiró frente a la sagrada imagen para fundar la congregación de las Hijas de María Santísima del Huerto, venerable instituto que, desde Italia y España hasta Palestina y la India, pasando por América del Sur y las tierras del Congo, difundió por el mundo su sagrada devoción.

Oración a Nuestra Señora del Huerto

¡Oh, María del Huerto! Madre piadosísima, dignaos aceptar benigna la pobre ofrenda de nuestros obsequios y oraciones que, como hijos amantes, venimos a ofreceros.

Dignaos inclinar vuestros oídos a nuestras humildes súplicas para que no sea vana la confianza que en Vos ponemos, seguros de obtener de vuestro divino Hijo el perdón de nuestros pecados y el favor particular que solicitamos por vuestra poderosa mediación.

Alcanzadnos a todos la gracia de la perseverancia final, viviendo y muriendo como verdaderos hijos vuestros, para poder bendecir y alabar a Dios eternamente y ensalzar para siempre vuestras misericordias en el Huerto dichoso de la Jerusalén celestial. Amén.

VIDEO SOBRE LA TUMBA DE JESUS EN DONDE FUE FABRICADA LA IGLESIA DEL SANTO SEPULCRO

VIDEO CON FOTOS DE CACIQUES VENEZOLANOS Y DE SANTOS DE OTRAS CORTES A LOS CUALES VENERAMOS

ESPIRICONTIGO

CULTO A LA SANTA REINA MARIA LIONZA EN SU SANTA MONTAÑA Y ALTARES