.


Contacto: Tlf. 0416-403.26.03 Email: milcreencias@gmail.com Facebook: espiricontigo@gmail.com

lunes, 16 de mayo de 2011

VIRGEN DE LOS LLANOS Patrona de Albacete








LA DEVOCIÓN A LA VIRGEN DE LOS LLANOS, PATRONA DE
LA CIUDAD DE ALBACETE
Te corona el cariño que
Albacete te envía:
te corona su fe
 Estos versos y otros muchos del himno de la Coronación
de la Virgen de los Llanos, recogen y reflejan la devoción
y el amor que los albacetenses sentimos hacia nuestra
Patrona, en cuyo honor celebramos desde antiguo, esta Feria
de septiembre


Sin embargo, resulta difícil conocer históricamente,
por falta de pruebas documentales, muchas de éstas basadas
en la tradición, el origen exacto de la devoción a la
Virgen de los Llanos.
 Villalba y Córcoles en su conocido  Pensil del Ave
María escrito en 1730, refleja la leyenda, un tanto
fantasiosa, de que la primitiva imagen de la Virgen de los
Llanos fuera realizada por san Lucas y traída a España por
el apóstol Santiago el Mayor, que la depositó en el paraje
de los Llanos De vuelta a Roma, comunica este hecho a san
Pedro, quien envió a España para predicar a los Siete
Varones Apostólicos, los cuales depositaron una escultura
de san Pedro en el citado paraje De esta manera, en el
culto a ambas imágenes estaría el origen de las ermitas de
la Virgen de los Llanos y de san Pedro de Matilla.








Francisco Sánchez Torres en 1898 aventura la hipótesis
de que hacia el año 744 la imagen de la Virgen fuera
enterrada  "para librarla de posibles profanaciones al ser
ocupados por los árabes de Palmira" los territorios de
Albacete. Este historiador señala que la Santa Imagen sería
hallada entre los años de 1266 y 1375.




Datos más fiables acerca del origen de esta devoción
los encontramos en el tomo I de la fundación del convento
de franciscanos que tuvo lugar en 1672. En el mismo, fray
Mateo Vázquez recoge la leyenda de la aparición basada en
la tradición oral. Al respecto, señala que  "es tradición
inmemorial que labrando un labrador en el campo donde está
la iglesia, o templo de la Virgen de los Llanos, fue
encontrada la Santa Imagen en esta forma: pararónse los
brutos y haciendo fuerza el labrador para sacar el arado,
sacó la punta de él, esto es,  en la punta del arado: la
cual Imagen de la Virgen era pequeña,' y haciendo después
la Imagen que al presente se venera, entraron o depositaron
en su pecho la antigua pequeña y después hicieron la
Ermita, El labrador; cuyo nombre se ha perdido, la
consideró una muñeca y la colocó en la manta para llevarla
como juguete a una hija que tenía, mas al llegar a su casa
no la encontró y supuso la había perdido; volvió al
siguiente día ya la primera vuelta del arado salió la
Imagen, lo que le hizo creer se le había caído allí mismo
y, para que no volviera a suceder; ató la manta donde la
envolvió, cerciorándose,' cuando marchaba, de que allí
permanecía,. pero llegó también sin ella aunque el atadero
continuaba firme,' pensó entonces con detenimiento en las
circunstancias del hecho y vino a Albacete a contarlo al
clero, el cual le acompañó al lugar de la aparición, y
también a la primera vuelta del arado salió por tercera vez
el bello simulacro, que procesionalmente se trajo a la
población, donde estuvo hasta que edificó la ermita".
 En el lugar de la aparición se edificó una humilde
ermita para rendir culto a la Virgen de los Llanos. Ésta
era  "pequeña, aunque muy adornada de insignias que los







devotos dejaban en reconocimiento de los favores que
continuamente experimentaban de su poderosa intercesión, a
que acudían muchos concursos de los lugares circunvecinos a
rendir las gracias de los favores recibidos, pues desde los
primeros momentos".
 Muchos de los milagros atribuidos a la intercesión de
la Virgen los Llanos también aparecen recogidos en el libro
de la fundación del convento de franciscanos descalzos. Por
este documento conocemos los obrados en la persona del
espadero, Blas Martínez, quien por intercesión de la
Virgen, en 1632, curó su  "brazo paralítico", el de una
mujer de Carcelén, también paralítica, quien curó su
enfermedad y dio gracias "aclamando el milagro y beneficio
recibido por intercesión de esta Santísima Virgen". Otros
muchos, como el acaecido en 1637 en la persona del niño
Antonio Valcárcel Soto, de Tobarra, a quien un carro pasó
por encima, y que sanó rápidamente por intercesión de la
Virgen de los Llanos, reflejan la importancia que el culto
a la Virgen alcanza, no sólo en el ámbito local, sino que
éste transciende a otros lugares, como refleja el libro de
los milagros, hecho estudiado por el profesor Santamaría
Conde, y que pone de relieve el prestigio que comienza a
tener este santuario.
 La devoción a la Virgen de los Llanos también aparece
documentada en los libros de acuerdos municipales de la
villa de Albacete. Las noticias más antiguas que hacen
referencia a este hecho son del año 1570, aunque el primer
acto reflejado se refiere al 8 de abril de 1581 donde se
señala que se dan 24 reales  "para la limosna para los
pobres que van por Nuestra Señora de los Llanos". De nuevo
en 1587 se anotan en los libros de actas una serie de
libramientos dados para "la comida que se da a los clérigos
que van en procesión a la ermita de la Virgen de los Llanos
y para los pobres que van a dicha ermita".
 Todos los años en marzo, abril, o bien en mayo, se
traía a la Virgen a la parroquia de San Juan desde su
ermita, en una procesión regulada por el Ayuntamiento de la
Villa a partir de 1591. Precisamente en 1616, cuando por
primera vez se cita a la Virgen de los Llanos como Patrona
de Albacete, en el acta correspondiente se detalla "que se
debe tener en traer a esta Villa a la imagen Santísima de
Nuestra Señora, Patrona y Abogada desta dicha Villa". Los
motivos de traer a la Virgen desde su ermita eran, entre
otros, para implorar  "la necesidad del agua... cese de
enfermedades... ". Una vez alojada en el altar mayor de San
Juan Bautista, se hacían rogativas, misas e incluso en su
honor se celebraban diversos festejos como  "luminarias y
fiestas de toros", organizados por el Ayuntamiento con la 5
colaboración de los vecinos y las cofradías de la
Concepción y de Santa Ana. Finalizados los actos, la Virgen
retornaba en procesión a su ermita.
 Esta devoción a la Virgen de los Llanos, que empieza a
alcanzar importancia en los años finales del siglo XVI, y
sobre todo desde el siglo XVII, como hemos visto, hecho
estudiado por algún historiador local con gran acierto, es
interpretado como afirmación de la importancia que alcanza
la villa de Albacete con respecto a Chinchilla, cuya
Patrona, la Virgen de las Nieves, se veneraba en la cercana
ermita de san Pedro de Matilla.
 El prestigio de este santuario mariano alcanza un gran
auge cuando en el mismo se funda, por Real Cédula de 20 de
septiembre de 1672, un convento de franciscanos descalzos
pertenecientes a la Provincia de San Juan Bautista de
Valencia, a pesar de la oposición de los frailes
observantes y agustinos de Albacete que cuentan con el
apoyo e influencia de doña Mariana de Toledo, marquesa de
los Vélez, aya de don Carlos II y patrona de la Provincia
franciscana de Cartagena. Sin embargo, el deseo del
Ayuntamiento de tener esta fundación  "que se hará a Su
Majestad Divina, a su Madre Santísima, en utilidad y
aumento espiritual, corporal y temporal de los habitantes
de la villa de Albacete y de otros lugares comarcanos",
propiciará que en la noche del domingo del día 3 de octubre
de 1672, el ministro provincial, fray Jerónimo Tous, tome
posesión de la ermita y funde un convento. Estos frailes
franciscanos van a ser los encargados del culto a la Virgen
tal y como se detalla en la concordia firmada con la villa
de Albacete el 6 de noviembre. En ella se anotan, entre
otros aspectos,  "que la dicha Villa ha de quedar con el
patronazgo del convento... que esta Villa, siempre que se
le ofrezca, ha de pedir a Nuestra Señora y los Religiosos
la han de dar en cualquier ocasión de necesidad que la
dicha Villa tiene votada la fiesta de Nuestra señora, en el
día de San Juan de Mayo que las joyas de Nuestra Señora
tiene, se hayan de conservar; en especial las dos coronas,
la imperial y la otra".
 Firmados estos acuerdos, tanto la Villa como los
religiosos muestran su complacencia,  "la primera,
satisfecha por el aumento del culto que se tributaba a su
querida Patrona; los segundos, aparte de igual motivo,
contentos de la fundación que, en un porvenir no lejano,
había de proporcionarles comodidad y bienadanza".
Instalados los franciscanos en la ermita y dependencias
anexas, inician la construcción de un nuevo convento en
terrenos cedidos por la Villa y por don Antonio Cantero,
convento que con el tiempo va a ser uno de los más 6
importantes de la Provincia de san Juan Bautista de
Valencia, y posteriormente, a partir de 1774, de la
Custodia de san Pascual Bailón del reino de Murcia. En el
mismo se celebraron numerosas reuniones capitulares,
moraron ilustres religiosos adornados con fama de santidad,
llegó a tener noviciado y también una fábrica de sayales y
un hospicio en Albacete. Igualmente, de 1753 hasta 1767 se
ocuparon del culto en el santuario del Cristo del Saúco.
 Cuando el Ayuntamiento de Albacete, tal como leemos en
los libros de acuerdos municipales, requería la presencia
de la Virgen, fundamentalmente para la realización de
rogativas, los frailes llevaban en procesión,  "con la
solemnidad acostumbrada", la Patrona a la Villa,  "armados
de ásperas y rigurosas penitencias", acompañada de  "Los
cabildos secular y regular". Algunas de estas rogativas,
como la que tuvo lugar el 9 de marzo de 1750, provocaba
entre los vecinos a su paso el más encendido fervor
popular: "unos con antorchas encendidas otros concurriendo
con iluminar las calles y muchos aliviando a los religiosos
con sostener las graves penitencias que sufrían sobre sus
cuerpos". Realizados los diversos oficios religiosos
acostumbrados,  "se restituía a Su Santa Casa la Imagen de
María SS de los Llanos, con gran devoción, en recuerdo de
los beneficios que esta va con su traida a experimentado".
 Como hemos señalado anteriormente, en el lugar de la
aparición se edificó una pequeña ermita. Posteriormente,
según leemos en el libro primero de la fundación del
convento, se indica  "que hacia I 628 se fabricó el templo
que hoy tiene que es muy grande y capaz". Estas obras para
la construcción del nuevo templo se iniciarían,
posiblemente, hacia 1620 y estarían concluidas hacia 1638,
cuando Juan Díaz de Gamboa, vecino de Jorquera, concluye la
torre de la iglesia. Para ello se contó con la colaboración
del Ayuntamiento y de los vecinos, hecho que viene a
demostrar el auge que alcanza la devoción a la Virgen de
los Llanos a partir del siglo XVII. Con la llegada de los
frailes franciscanos todo el conjunto religioso se va
ampliando y se realizan numerosas obras, muchas de ellas
reflejadas en  los libros de Actas y de Historia de la
Custodia de san Pascual Bailón, afortunadamente
conservados. Junto a la ermita se construyó un hospicio,
claustro y el resto de las dependencias conventuales
articuladas en tomo a la misma, tal y como podemos ver en
este pequeño plano de 1780. 7
 Sin duda la obra más importante llevada a cabo en la
misma es la construcción de un camarín en 1684, siendo
guardián del convento fray Mateo Blázquez. Este se
encontraba situado detrás de la capilla mayor y al mismo se
accedía por una escalera desde la sacristía. Se hallaba
decorado profusamente y en él  "se encontraban completas y
bien guardadas todas las alhajas" donadas por los fieles y
devotos, y cuya relación se encuentra en los citados libros
de la Custodia. Ocupando el centro del camarín estaba la
imagen de la Virgen de los Llanos, cuya iconografía ha sido
estudiada tanto por Sánchez Jiménez como por García-Saúco.
De la primitiva imagen gótica de finales del siglo XIV o
inicios del XV se conservan dos cabezas de la Virgen y el
Niño en la espalda de la actual, destruida parcialmente en
1936. Junto a éstas se encontró la siguiente inscripción
donde se lee: "Esta es la cabeza / de la virgen de los los
/ llanos que fue el pri / ncipio de la devoción / de esta
casa suya y / por ser de materia tan / flaca se hiço este
cuer / po y cabeça de  madera / Año de / 1631"/. Con
posteridad a este año, en palabras de García-Saúco, "la
imagen tomaría una forma piramidal  con un frente
triangular, con vestido, manto, rostrillo, coronada, con
aureola de estrellas y media luna a los pies, según la
visión apocalíptica de san Juan", tal como la contemplamos
en la actualidad. De esta imagen se conservan varios
grabados y litografías en los que podemos observar la
evolución iconográfica a lo largo de diferentes épocas.
 El templo se amplió en sucesivas etapas, se hicieron
varias capillas, como las de san Antonio de Padua, san
Pascual Bailón, san Pedro de Alcántara, san Diego de
Alcalá, Nuestra Señora de Loreto, Concepción. .., todas
ellas adornadas con ricas imágenes y pinturas. En estas
capillas se veneraban diversas reliquias como: un trozo de
carne, hueso y hábito de san Pascual Bailón, un trozo de
vara de Santa Catalina Mártir, así como otras de san Pedro
de Alcántara, beato Andrés Hibernón, beato Salvador de 8
Horta, etc. También se  construyó una bóveda para
enterramiento de los religiosos.





 Estos breves apuntes históricos acerca de la devoción
a la Virgen de los Llanos quedarían incompletos si no
hiciésemos una puntual referencia a la Feria de Albacete.
Ésta se celebraba tradicionalmente en la Villa, pero cuando
los frailes franciscanos descalzos toman posesión de la
ermita en 1672, la Feria se traslada a los Llanos y piden
al rey, en abril de 1683, les conceda el título de feria
franca, petición que no es atendida. Sin embargo, el 6 de
marzo de 1710 sí se concede al Concejo de Albacete el
citado privilegio para celebrar en la Villa la Feria todos
los años del 7 al 11 de septiembre. Los frailes recurren y
en julio de 1712 obtienen una Real Provisión para que la
Feria se siga celebrando "en el sitio y lugar de los Llanos
y que caso que la villa la mandase a otro sitio, no sacase
la Imagen de Nuestra Señora de su convento, imponiendo para
que lo cumpliese las penas y apercibimientos
correspondientes". El argumento fundamental era que de las
limosnas de los fieles que acudían al santuario dependía el
sustento del convento. A partir de este momento, se va a
iniciar un largo pleito entre los religiosos y el
Ayuntamiento para dirimir esta cuestión, pleito que llega a
las más altas instancias judiciales de la época, como la
Real Chancillería de Granada, y que en gran parte se
conserva. Este contencioso va a dar lugar a momentos de
gran tensión entre el Ayuntamiento y los religiosos, como
los sucedidos en 1779, cuando el guardián, fray Antonio
Ponce, se opone a que los comisarios nombrados por la Villa
para la Feria de ese año entren en la casa-hospicio del
convento. Este enojoso pleito se resuelve con fecha 11 de
julio de 1783, cuando el Tribunal Supremo de Castilla
concede al Ayuntamiento licencia para trasladar y celebrar
la Feria en Albacete. Para ello tomó la resolución de
realizar un edificio  "en las eras de santa Catalina con
capacidad sobrada para todas las exigencias y necesidades
de la época". A partir de este momento, la Feria adquiere
gran importancia y será uno de los factores que van a
contribuir al progreso de Albacete, y que cristalizarán en
la concesión de la capitalidad en 1833.
 Trasladada la Feria a la Villa, los religiosos
permanecen en el convento cuidando del culto a la Patrona
hasta que, en marzo de 1836, el convento se clausura como
consecuencia de la aplicación de los decretos
desamortizadores de Mendizábal. Cerrado éste, los
religiosos lo abandonan, y mientras se decide el destino
del convento, culto a la Virgen, cuidado de las alhajas y
demás pertenencias, las autoridades acuerdan  "que para no
privar a aquellos fieles de oír el Santo Sacrificio,
dispone que interinamente, quedase hospedado en una de las 9
casas de los labradores, el religioso fray José Suárez,
entregándole las llaves de Iglesia, vestuario y demás
necesario para la celebración del Santo Sacrificio hasta
ulterior disposición".
 En 1836, el Ayuntamiento reclama la imagen de la
Virgen y sus pertenencias quedando depositada en la
parroquia de san Juan, colocándola en una hornacina del
desaparecido retablo barroco del altar mayor. En 1875 se
fundó la Asociación de la Virgen de los Llanos a la que el
rey Alfonso XIII concede el título de Real. Destruida
parcialmente en 1936, la imagen se restaura y reconstruye
en el taller de Ramiro Undaveytia. En 1948 el escultor
valenciano José Díes López realizó una nueva peana, copia
de la destruida en 1936. Después de la Guerra Civil, en
1940, la Virgen es entronizada en el emplazamiento actual
en un bello retablo del siglo XVI. El 27 de mayo de 1956,
la Virgen de los Llanos fue coronada canónicamente por el
Nuncio Apostólico, en un brillante acto que sin duda muchos
albacetenses aún recuerdan. Con los donativos aportados por
el pueblo de Albacete se hizo una corona de oro, una nueva
peana de plata diseñada también por José Díes López y un
precioso manto realizado por las monjas Carmelitas
descalzas de la ciudad. Final- mente, la imagen actual
presenta una media luna con dos estrellas en los extremos
en la que aparece una inscripción con la firma, fecha y
nombre del donante, el regidor, Diego de Molina Montesinos,
que fue realizada en 1654 por Manuel López.
Dios te salve, Maria de los Llanos,
Señora de la sombra y la luz…  
Vicente Pascual Carrión Iñig




FUENTE:http://www.mariologia.org/advocacionesespana11.pdf

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

AMIGO LECTOR , NOS INTERESA MUCHO SABER TU OPINIÓN ACERCA DE ESTE ARTÍCULO ESPECÍFICO O DE LA PÁGINA EN GENERAL. ESPERAMOS TUS COMENTARIOS.

BAJADA DE LA CHINITA

VIDEO DE SANTA BÀRBARA (ACERCÀNDOSE SU FIESTA -EL 4 DE DICIEMBRE- )Y SOBRE YEMAYÀ.

IMAGENES MILAGROSAS.

BENDICE A TODAS AQUELLAS PERSONAS QUE NOS VISITAN EN ESTA BLOG QUERIDO NIÑO

------------------

crea tu firma animada

CONSULTA TU FUTURO CON EL TAROT.

VIDEO. CATEDRAL DE ROMA, SAN JUAN DE LETRAN.

VIDEO DE LA CAPILLA SIXTINA

Nuestra Señora del Huerto

I made this widget at MyFlashFetish.com.

Virgen del Huerto

A fines del siglo XV una devota mujer de Chavarri, en la provincia de Génova, mandó pintar sobre el muro de un huerto una bella imagen de la Madre y el Niño, en señal de gratitud por haber sido salvada del flagelo de la peste

En 1493 una grave epidemia de cólera azotó a la ciudad de Génova, alcanzando la vecina localidad de Chiavari donde María Turquina Quercio, piadosa mujer del suburbio de Rupinaro, prometió a la Virgen una señal de público reconocimiento si la mantenía inmune a la peste. Señal de agradecimiento

Superado el flagelo, María Turquina encargó al artista Benedicto Borzone pintar sobre un muro del huerto ubicado entre el Palacio de Gobierno y el puerto, una imagen de la Santa Madre y el Niño junto a San Sebastián y San Roque, santos protectores de los enfermos. La imagen debía ser venerada por los transeúntes que, en su diario trajín, no tenían tiempo de entrar al templo para orar.

Poniendo todo su empeño Borzone logró expresar de manera admirable la bondad de la Santísima Virgen y la fuerza de su protección, obteniendo el bello y colorido retrato que conocemos.

Con el paso de los años el huerto fue transformado en depósito y chiquero pero la bella pintura siguió allí, manteniendo su aspecto y tonalidad y llamando poderosamente la atención de quienes pasaban por el lugar.

En 1528 la peste volvió a castigar la Liguria, abatiéndose con especial fuerza en Chavari, hecho que acrecentó la devoción por la imagen. Por esa razón, las autoridades de la ciudad decidieron construirle un altar que permitiese a los fieles inclinarse y orar ante ella.

Apariciones y milagros La noche del 18 de diciembre de 1609, Gerónima Turrio, una lavandera del barrio de Rupinaro, rezaba frente a la Virgen cuando, repentinamente, la pintura comenzó a irradiar una luz intensa. El prodigio se conoció en los alrededores y al cabo de un tiempo, cientos de peregrinos comenzaron a acudir al lugar para implorar gracias.

La fama de Nuestra Señora del Huerto se vio reforzada el 2 de julio de 1610 cuando, en horas de la mañana, se le apareció a Sebastián Descalzo, un humilde poblador de las inmediaciones, quien en esos momentos caminaba desde su casa al suburbio de Carasco, recitando sus oraciones.

Transitaba Sebastián la plaza de la ciudad cuando vio frente a sí a la Virgen bendita luciendo un hermoso manto celeste. Poco después, comenzaron los milagros. Una rajadura que atravezó el muro de un extremo a otro de la pintura, se reparó sola, sin la intervención de ningún albañil. Otro día, frente a su imagen, dos enemigos acérrimos fray Miguel Raggio y Battino Marini, se reconciliaron dándose el abrazo de la paz y al cabo de un tiempo se producían curaciones, se solucionaban diferendos y se concedían peticiones, todo por medio de la Virgen del Huerto.

Santa Patrona de Chiavari El 7 de marzo de 1634 el Consejo de Gobierno de la ciudad declaró a la Virgen del Huerto patrona de la población y del distrito de Chiávari y el 8 de septiembre el sector de la pared donde se hallaba pintada la imagen fue trasladado al Altar Mayor del santuario, inaugurado el año anterior.

En 1769 Nuestra Señora del Huerto fue solemnemente coronada con oro del Capitolio Vaticano y su iglesia entregada a la congregación de los Carmelitas Descalzos quienes la tuvieron en su poder hasta 1797, cuando al proclamar Napoleón la República Ligur, se alejaron. En 1892, instituida la nueva diócesis de Chiavari, S.S. León XIII elevó el santuario a Catedral designando dos años después a su primer obispo, Monseñor Fortunato Vinelli. El 3 de julio de 1907 San Pío X la elevó a Basílica

.

Hijas de María Santísima del Huerto

En 1829 San Antonio María Gianelli, obispo de Bobbio, se inspiró frente a la sagrada imagen para fundar la congregación de las Hijas de María Santísima del Huerto, venerable instituto que, desde Italia y España hasta Palestina y la India, pasando por América del Sur y las tierras del Congo, difundió por el mundo su sagrada devoción.

Oración a Nuestra Señora del Huerto

¡Oh, María del Huerto! Madre piadosísima, dignaos aceptar benigna la pobre ofrenda de nuestros obsequios y oraciones que, como hijos amantes, venimos a ofreceros.

Dignaos inclinar vuestros oídos a nuestras humildes súplicas para que no sea vana la confianza que en Vos ponemos, seguros de obtener de vuestro divino Hijo el perdón de nuestros pecados y el favor particular que solicitamos por vuestra poderosa mediación.

Alcanzadnos a todos la gracia de la perseverancia final, viviendo y muriendo como verdaderos hijos vuestros, para poder bendecir y alabar a Dios eternamente y ensalzar para siempre vuestras misericordias en el Huerto dichoso de la Jerusalén celestial. Amén.

VIDEO SOBRE LA TUMBA DE JESUS EN DONDE FUE FABRICADA LA IGLESIA DEL SANTO SEPULCRO

VIDEO CON FOTOS DE CACIQUES VENEZOLANOS Y DE SANTOS DE OTRAS CORTES A LOS CUALES VENERAMOS

ESPIRICONTIGO

CULTO A LA SANTA REINA MARIA LIONZA EN SU SANTA MONTAÑA Y ALTARES