.


Contacto: Tlf. 0416-403.26.03 Email: milcreencias@gmail.com Facebook: espiricontigo@gmail.com

domingo, 27 de marzo de 2011

JESUS UN HOMBRE DE ORACION






Podríamos denominar el Evangelio de Lucas como el Evangelio de la oración. En él, casi siempre irá referida a Jesús, pero Lucas no duda en citar la oración de otros personajes, como el Bautista, Zacarías o la misma Virgen. Es esta primera entrega de varias, en las que estudiaremos la oración en los textos lucanos, nos centramos en la figura de Jesús de Nazaret como judío.

Jesús, un hombre de oración

Uno de los rasgos fundamentales de Jesús es la oración, hasta el punto que podemos definirle como una persona orante (Fernández Ramos, Felipe (director), Diccionario de Jesús de Nazaret. Monte Carmelo. Burgos, 2001). Su vida fue una oración continua, en permanente diálogo con el Padre, tal como lo refleja Lucas a lo largo de todo su evangelio que, como ya hemos indicado, es el que más veces refleja la oración de Jesús.
El tema de la oración de Jesús es la gloria del Padre y la salvación de los hombres. Es la finalidad que han de tener en las suyas los discípulos. Así, siempre empieza su oración con la palabra “Padre".


¿Cómo era esta oración de Jesús? Podemos afirmar, a la luz de lo textos, que Jesús tenía una doble manera de hacer oración: la tradicional judía, que había recibido por su educación, y una personal, original, diferente a los usos habituales de su tiempo. Este último extremo es muy señalado por Lucas, así como por el resto de los evangelistas.

Jesús, un judío más orando

Hay ocasiones en que la gente se extraña de esta afirmación, pues tienen la idea de que Jesús rompió completamente con las tradiciones judías, cambiándolo todo con su llegada. Ciertamente que Jesús aportó cosas nuevas, pero ello no implica que desechara lo anterior, la educación que sus padres, judíos ambos, le dieron.
No se especifica en el Evangelio que Jesús recibiera tal educación, pero es de sentido común suponer que Jesús, como el resto de muchachos de su época, la recibiera. No nos olvidemos que Jesús, y perdón si suena irreverente, por muy Dios que fuera no dejaba de ser un hombre corriente, que nació como todo buen hijo de madre, que creció en el seno de una familia, que tuvo que aprender a hablar y andar, como todos los niños.
Pero la afirmación de que Jesús no abandonó los usos tradicionales no nace de elucubraciones mentales propias, sino que lo encontramos en la Sagrada Escritura. Jesús practica las oraciones ordinarias, como la bendición antes de la comida. Precisamente Lucas, sobre el cual versa este trabajo, marca muy claramente estos usos tradicionales en la oración de Jesús.


Leer más en Suite101: La oración de Jesús de Nazaret en el Evangelio de San Lucas http://www.suite101.net/content/la-oracion-de-jesus-de-nazaret-en-el-evangelio-de-san-lucas-i-a16495#ixzz1HimUP97G



Así, Lucas nos señala como Jesús sube al templo con sus padres cada año para celebrar la Pascua (Lc 2, 41ss). Anteriormente, Jesús ha sido circuncidado y presentado en el templo, siguiendo las costumbres propias de su pueblo.
Es más, Lucas señala, a la hora de comenzar su vida pública, que Jesús “según su costumbre, entró en la sinagoga el día de sábado, y se levantó para hacer la lectura” (Lc 4, 16). Vemos en este pasaje cómo Jesús es un asiduo asistente a la sinagoga, a la oración de los judíos, y no como un mero espectador, sino que participa activamente de la celebración.
A esto debemos añadir las referencias al Antiguo Testamento que Lucas pone en boca de Jesús, especialmente en la Pasión. Concretamente, las últimas palabras de Jesús, según Lucas, fueron “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu” (Lc 23, 46).
Estas palabras están inspiradas en el Salmo 31. Se podría decir que Lucas quiere expresar como Jesús, hasta el final de su vida, incluso en el peor momento, sigue orando, siendo el modelo del justo que, condenado, deposita su vida en las buenas manos de Dios (Francesc Ramis Darder: Lucas, evangelista de la ternura de Dios. Verbo Divino. Estella, 1997).
Esto que acabamos de decir viene a demostrar que Jesús también usaba los salmos para su oración, como era costumbre entre los judíos de su tiempo.

La purificación del Templo, punto clave

Debemos añadir uno de los episodios más significativos de la vida de Jesús: la purificación del Templo (Lc 19, 45-46). Lucas señala, después de dicho hecho, que Jesús acudía cada día al Templo a enseñar. Debemos suponer que, para ser coherente con lo sucedido inmediatamente antes, también haría oración. Pero centrémonos en la purificación del Templo.
Jesús expulsa a los vendedores del Templo con la siguiente frase: “Está escrito: Mi casa será casa de oración”. Para Jesús, el Templo es un lugar de oración, de encuentro con Dios. No sólo es para rezar, sino que también Jesús, al principio y al final de su vida, se dedica a compartir su experiencia de Dios, esto es, enseñar a la gente que acude al Templo.
Pero lo inadmisible para Jesús es que se haya manipulado el sentido del Templo, motivo de su ira. Por ello decimos que, si quiere ser coherente con el motivo que le da a los mercaderes para expulsarles del templo, Jesús, además de enseñar, debía orar en el Templo.
Vemos, pues, como Lucas refleja el seguimiento por parte de Jesús de las tradiciones y costumbres al respecto de la oración que había recibido en su familia.

Leer más en Suite101: La oración de Jesús de Nazaret en el Evangelio de San Lucas http://www.suite101.net/content/la-oracion-de-jesus-de-nazaret-en-el-evangelio-de-san-lucas-i-a16495#ixzz1HimUP97G


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

AMIGO LECTOR , NOS INTERESA MUCHO SABER TU OPINIÓN ACERCA DE ESTE ARTÍCULO ESPECÍFICO O DE LA PÁGINA EN GENERAL. ESPERAMOS TUS COMENTARIOS.

BAJADA DE LA CHINITA

VIDEO DE SANTA BÀRBARA (ACERCÀNDOSE SU FIESTA -EL 4 DE DICIEMBRE- )Y SOBRE YEMAYÀ.

IMAGENES MILAGROSAS.

BENDICE A TODAS AQUELLAS PERSONAS QUE NOS VISITAN EN ESTA BLOG QUERIDO NIÑO

------------------

crea tu firma animada

CONSULTA TU FUTURO CON EL TAROT.

VIDEO. CATEDRAL DE ROMA, SAN JUAN DE LETRAN.

VIDEO DE LA CAPILLA SIXTINA

Nuestra Señora del Huerto

I made this widget at MyFlashFetish.com.

Virgen del Huerto

A fines del siglo XV una devota mujer de Chavarri, en la provincia de Génova, mandó pintar sobre el muro de un huerto una bella imagen de la Madre y el Niño, en señal de gratitud por haber sido salvada del flagelo de la peste

En 1493 una grave epidemia de cólera azotó a la ciudad de Génova, alcanzando la vecina localidad de Chiavari donde María Turquina Quercio, piadosa mujer del suburbio de Rupinaro, prometió a la Virgen una señal de público reconocimiento si la mantenía inmune a la peste. Señal de agradecimiento

Superado el flagelo, María Turquina encargó al artista Benedicto Borzone pintar sobre un muro del huerto ubicado entre el Palacio de Gobierno y el puerto, una imagen de la Santa Madre y el Niño junto a San Sebastián y San Roque, santos protectores de los enfermos. La imagen debía ser venerada por los transeúntes que, en su diario trajín, no tenían tiempo de entrar al templo para orar.

Poniendo todo su empeño Borzone logró expresar de manera admirable la bondad de la Santísima Virgen y la fuerza de su protección, obteniendo el bello y colorido retrato que conocemos.

Con el paso de los años el huerto fue transformado en depósito y chiquero pero la bella pintura siguió allí, manteniendo su aspecto y tonalidad y llamando poderosamente la atención de quienes pasaban por el lugar.

En 1528 la peste volvió a castigar la Liguria, abatiéndose con especial fuerza en Chavari, hecho que acrecentó la devoción por la imagen. Por esa razón, las autoridades de la ciudad decidieron construirle un altar que permitiese a los fieles inclinarse y orar ante ella.

Apariciones y milagros La noche del 18 de diciembre de 1609, Gerónima Turrio, una lavandera del barrio de Rupinaro, rezaba frente a la Virgen cuando, repentinamente, la pintura comenzó a irradiar una luz intensa. El prodigio se conoció en los alrededores y al cabo de un tiempo, cientos de peregrinos comenzaron a acudir al lugar para implorar gracias.

La fama de Nuestra Señora del Huerto se vio reforzada el 2 de julio de 1610 cuando, en horas de la mañana, se le apareció a Sebastián Descalzo, un humilde poblador de las inmediaciones, quien en esos momentos caminaba desde su casa al suburbio de Carasco, recitando sus oraciones.

Transitaba Sebastián la plaza de la ciudad cuando vio frente a sí a la Virgen bendita luciendo un hermoso manto celeste. Poco después, comenzaron los milagros. Una rajadura que atravezó el muro de un extremo a otro de la pintura, se reparó sola, sin la intervención de ningún albañil. Otro día, frente a su imagen, dos enemigos acérrimos fray Miguel Raggio y Battino Marini, se reconciliaron dándose el abrazo de la paz y al cabo de un tiempo se producían curaciones, se solucionaban diferendos y se concedían peticiones, todo por medio de la Virgen del Huerto.

Santa Patrona de Chiavari El 7 de marzo de 1634 el Consejo de Gobierno de la ciudad declaró a la Virgen del Huerto patrona de la población y del distrito de Chiávari y el 8 de septiembre el sector de la pared donde se hallaba pintada la imagen fue trasladado al Altar Mayor del santuario, inaugurado el año anterior.

En 1769 Nuestra Señora del Huerto fue solemnemente coronada con oro del Capitolio Vaticano y su iglesia entregada a la congregación de los Carmelitas Descalzos quienes la tuvieron en su poder hasta 1797, cuando al proclamar Napoleón la República Ligur, se alejaron. En 1892, instituida la nueva diócesis de Chiavari, S.S. León XIII elevó el santuario a Catedral designando dos años después a su primer obispo, Monseñor Fortunato Vinelli. El 3 de julio de 1907 San Pío X la elevó a Basílica

.

Hijas de María Santísima del Huerto

En 1829 San Antonio María Gianelli, obispo de Bobbio, se inspiró frente a la sagrada imagen para fundar la congregación de las Hijas de María Santísima del Huerto, venerable instituto que, desde Italia y España hasta Palestina y la India, pasando por América del Sur y las tierras del Congo, difundió por el mundo su sagrada devoción.

Oración a Nuestra Señora del Huerto

¡Oh, María del Huerto! Madre piadosísima, dignaos aceptar benigna la pobre ofrenda de nuestros obsequios y oraciones que, como hijos amantes, venimos a ofreceros.

Dignaos inclinar vuestros oídos a nuestras humildes súplicas para que no sea vana la confianza que en Vos ponemos, seguros de obtener de vuestro divino Hijo el perdón de nuestros pecados y el favor particular que solicitamos por vuestra poderosa mediación.

Alcanzadnos a todos la gracia de la perseverancia final, viviendo y muriendo como verdaderos hijos vuestros, para poder bendecir y alabar a Dios eternamente y ensalzar para siempre vuestras misericordias en el Huerto dichoso de la Jerusalén celestial. Amén.

VIDEO SOBRE LA TUMBA DE JESUS EN DONDE FUE FABRICADA LA IGLESIA DEL SANTO SEPULCRO

VIDEO CON FOTOS DE CACIQUES VENEZOLANOS Y DE SANTOS DE OTRAS CORTES A LOS CUALES VENERAMOS

ESPIRICONTIGO

CULTO A LA SANTA REINA MARIA LIONZA EN SU SANTA MONTAÑA Y ALTARES